Bebés de alta demanda – consejos de supervivencia

Continuando con el tema de los bebés de alta demanda, aquí ponemos consejos para sobrevivir con un bebé de alta necesidad, o demanda, del Dr. Sears.

1. CONSIDERA TUS NECESIDADES. tú también tienes tus necesidades, en resumen: una madre muerta no le será de utilidad a tu bebé, por lo tanto, no te olvides de tí. Haz una lista con tus necesidades y otra con las de tu bebé. Encuentra modos de satisfacer cosas de ambas listas a la vez. Ej: pasear con un cargador de tela te permite satisfacer tu necesidad de salir fuera de casa, y la del bebé de estar en contacto contigo.

2. PERMITE AL BEBE ALGUNA FRUSTRACIÓN Estar disponible constantemente forma parte del contrato bebe-mamá, pero una madre resentida o mártir verá mermada su competencia y no ayudará al bebé en su desarrollo. Una vez que sepas cuales son tus límites, estarás motivada para encontrar el modo de atender a tu bebé y él captará pronto el mensaje: la vida es más agradable cuando mamá es feliz.

3. HAZ DEL DORMIR UNA PRIORIDAD Duerme cuando tu bebé duerma, resistiendo la tentación de ponerte a arreglar la casa.

4. PRACTICA LA ESCRITURA TERAPÉUTICA Escribir te dará oportunidad de revisar cuales son tus sentimientos acerca de tí, tu bebe y tu maternidad. Puedes revisar tus procedimientos y evaluar que funciona y que no.

5. SE POSITIVA, BUSCA LAS CUALIDADES DE TU BEBE. Todas esas características tan “negativas”… son semillas que bien regadas se convertirán en cualidades positivas. Tu bebé sabe lo que necesita y también sabe pedirlo. Disfruta de que quiera estar tanto tiempo contigo. Mama tan frecuentemente que eres toda una experta en lactancia… Una vez que empiezas a ver las cualidades de tu bebe, la materniadad se hace mucho más fácil y llevadera.

6. SE PACIENTE. Una flor no nace ni se abre en 2 días. Y aunque no puedas hacer nada más de momento,a tu bebé ya le sirve el hecho de que esté “ahí” con él.

7. CENTRATÉ EN LO IMPORTANTE déjate llevar por la corriente de los acontecimientos, céntrate en lo importante y no pierdas energia con pequeñeces.

Aviso sobre familiares y amigos. Uno de los puntos más difíciles de manejar son las críticas constantes de familiares y amigos que no saben nada de este tipo de niños y consideran que son “malos” y que ustedes no lo estan haciendo bien, por ejemplo, “es muy demandante”, pues respondes “no, es que sabe lo que quiere y es muy entusiasta pidiéndolo”. Remarca sus cualidades ante otros.

8. DATE CUENTA DE QUE TU BEBE ES UNICO. Olvídate de esquemas preconcebidos y mira como es el bebé que tienes en realidad. Intentar que se adapte a esos esquemas te hará perder el tiempo tontamente. Céntrate en encontrar las estrategias que funcionan con tu bebé.

9. NO LO COMPARES CON OTROS BEBES Es fácil pensar que lo estás haciendo mal cuando tu bebé no duerme tanto como los otros bebés, o no se está quietecito como los demás. Tu bebé tienes unas características, nada más, que no son ni buenas ni malas en sí mismas. Ignora las etiquetas.

10. SAL DE CASA Para un bebé el hogar es donde está su mamá. El espacio abierto del parque permite al bebé desfogarse y a la mamá relajarse.

11. SI TE RESIENTES HAZ CAMBIOS. ¿Empiezas a estar resentida con tu bebé, tu maternidad…? Puedes introducir algún cambio en tu estilo de maternidad que te permita salir de ahí. Continuar con un estilo que fuciona para tu bebé pero no para tí al final no funcionara para ninguno de los dos.

12. CONSIGUE AYUDA Pronto te darás cuenta de esto. Averigua con quienes puedes contar y para qué.

13. ENCUENTRA UN GRUPO DE APOYO O CREA UNO. Rodéate de padres que estén pasando por lo mismo que tú, de manera que puedan intercambiar trucos, ideas… Y recibir apoyo sin ser juzgados.

14. TAREAS COMPARTIDAS CON EL PADRE. Una maternidad que involucre al padre aportará: a ti, una ayuda muy necesitada; al padre, estar más cerca de su bebé y desarrollar sus propias técnicas parentales; al bebé, variedad de técnicas que le harán sentirse bien, y que sólo el padre le puede dar.

15. PLANIFICA POR ANTICIPADO. Aprende a anticiparte a las necesidades de tu bebé, lo mas que puedas, de manera que puedas evitar las dificultades en la medida de lo posible. Después de unos pocos meses sabrás a qué horas tu bebé es más manejable y podrás planificar tu día en función de esto.

16. MIRA A LARGO PLAZO. ¡No va a durar siempre! Y si no te obsesionas, verás como sí hay progresos.

17. MIRA CON LOS OJOS DE TU BEBE. Tu hijo se derrama el zumo sobre la camiseta cuando están a punto de salir. “Qué oportuno, qué desastre…” esas son las consideraciones desde el punto de vista adulto. En lugar de seguir rumiando sobre ellas ponte en el lugar de tu hijo y considera los efectos de la situación sobre él. Un cambio de ropa desde una postura relajada te hará perder menos tiempo que si le abroncas, se pone a llorar, le cambias la camiseta de malos modos y terminas consolándole. Y tu hijo agradecerá tu comprensión .

18. CAMBIOS GRANDES, GRADUALMENTE. Estos bebés son lentos para adaptarse a los cambios por ejemplo Una mudanza Prepárale para el cambio enfatizando lo positivo: nuevo cuarto, nuevos amigos, nueva escuela, un bonito parque cerca de casa… Déjale ayudarte a preparar las cajas de la mudanza. Empaqueta sus cosas las últimas y desempaquetalas las primeras. Espérate alteraciones en su comportamiento por el estrés de la mudanza. Cuanto más rápido vuelva todo a la normalidad, antes volverá su comportamiento a ser el antes.

19. TU ERES TAMBIEN UNA MADRE CON ALTAS NECESIDADES. Así que necesitas: más comprensión, más coraje, más ayuda y menos críticas. En realidad el término “Alta Necesidad” no se refiere solo al bebé, sino que describe las relaciones bebé-`padres. “Familia de Alta Necesidad” lo describe mejor.

20. NO ES CULPA DE NADIE. Tener un bebé de alta necesidad no es realmente un problema. Tu bebé tiene su personalidad y tú tienes la tuya. La clave está en acoplarlas para no andar chocando continuamente.

21. ESTUDIA A TU BEBE. Un padre sabe un montón acerca de la paternidad…respecto de sus propios hijos, pero eso no significa que te sirva a ti. Un profesional sabe mucho por la interacción con muchos padres e hijos. Puedes recibir muchos consejos, y unos los encontrarás más útiles que otros. Olvídate de artículos tipo “10 formas fáciles de ser mamá”. Observar a tu bebe, anticipar sus necesidades, usar tu intuición hasta que tu empatía te sincronice con tu bebé, te llevará a no necesitar consejos y a confiar en ti misma.

Esta entrada fue publicada en Bebés, Educar con respeto y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>